LA BÚSQUEDA DE TU ADOLESCENTE INTERIOR

No sé si conocerán la historia de Holden Caulfield pero tengan cuidado. The Catcher in the Rye (El guardián entre el centeno en nuestro país) nos ha dejado algún que otro hecho fortuito en la historia. Leí el libro en el instituto y años después decidí volver a leerlo para impregnarme mucho mejor de la historia y comprenderla de forma distinta, nada mejor que leer un mismo libro varias veces. Fíjense que, en algunos colegios de Estados Unidos, este libro es lectura obligatoria para los adolescentes. Y, ¿por qué?

En primer lugar, el joven de 17 años cuenta su historia en primera persona que, junto con su psicología y manera de pensar que se interpreta a través de sus acciones nos, puede dar la impresión de cercanía, como si lo conociéramos de toda la vida. Además, gracias a la atemporalidad de los acontecimientos, hace que podamos situar la historia en un tiempo relativamente actual, como si lo estuviésemos viviendo ahora. No importa que fuese escrita hace 65 años.

Por un lado, podemos encontrar influencia de Kafka en el personaje principal, pues Salinger retrata a Holden como un joven incomprendido por la sociedad, igual que Gregor Samsa, y al que todas las personas (adultas) le parece que tienen una personalidad falsa -no hay nada que él odie más en el mundo-. Por ello Holden querría dedicarse a salvar a los niños, quienes son totalmente puros e inocentes. Él lo transmite a través de la metáfora de caer por el acantilado, que se traduciría en crecer y ser adultos. El lenguaje que utiliza el protagonista es coloquial y repleto de muletillas, por lo que se aproxima mucho al lector. Su habla sin tapujos es utilizada mayormente para monologar sobre la sexualidad: «Eso del sexo es algo que no acabo de entender del todo»; y la ansiedad de la adolescencia para pasar a formar parte ya de un mundo maduro: «La vida es una partida y hay que vivirla de acuerdo con las reglas del juego».

El personaje principal te cautiva con sus acciones; hay una parte de ti que se refleja (o se ha reflejado) en él, como sus cuestiones frente el mundo adulto o la vida misma, el futuro o el destino, la muerte y su incertidumbre por saber qué es lo que realmente quiere hacer en la vida. ¿Qué nos espera en la vida? Como dice el escritor español Martín Casariego, Salinger escribe sobre «los adolescentes, su rebeldía, su lucha por encontrar un lugar en el mundo, su miedo a crecer y a la vez su deseo de hacerlo». La historia realmente no tiene una trama muy completa, sino relata el recorrido que hace Holden desde la expulsión de Pencey, el Internado donde está, hasta su casa.

En los cuatro días en los que transcurre la historia te da tiempo a conocer realmente al joven y sentir empatía hacia él. No creo que yo haya sido el único que haya pasado por situaciones similares hasta encontrarme -aunque sigo en una búsqueda constante- a mí mismo. Hay una frase del libro que me atrevería a aplicar a esta lectura, como dice Holden: «Los libros que de verdad me gustan son esos que cuando acabas de leerlos piensas que ojalá el autor fuera muy amigo tuyo para poder llamarle por teléfono cuando quisieras».

La adolescencia es, a mi parecer, una de las etapas más duras de la vida. Aquí empieza el periodo de adaptación de cada persona, de ordenar sus sentimiento y emociones, de aclarar las preferencias en los diferentes ámbitos de nuestra vida. La historia está repleta de cuyos símbolos no podrás apreciar con una sola lectura y que sirven para definir la personalidad del protagonista y de otros muchos adolescentes. Pero cuanto más la leas, más descubrirás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s